sábado, 25 de abril de 2009

Nueva adquisición


En todo edificio se generan guerras, desde las temidas reuniones de consorcio hasta las puertas abiertas del ascensor pueden convertirse en el inicio de una batalla.
En este caso el conflicto comenzó con un animal. Leonor, en un intento por reponerse del duelo de Shirley (http://valentinaperiodista.blogspot.com/2008/10/perro-que-ladra.html), decidió adquirir un gato. Marley se había convertido en nuestro nuevo divertimento, pasábamos horas mirando como jugaba e intentaba zafarse de la correa para atacar a las palomas.
Pero un día Marley se enfermó y comenzó a maullar provocando la ira de todos los vecinos que sentenciaban:"Se va el animal o se va ella con el animal". Dorita se indignó y comenzó a llamar por teléfono, a la del doce b le dijo: "¿Te acordás cuando tu hijo era bebé? Bueno, se pasaba horas llorando, toda la noche, ¿alguien te dijo algo?". Luego siguió la del noveno: "¿Te acordás cuando te peleabas con tu hija? puedo enumerarte los temas: huída sin aviso con el novio, la vez que se llevó matemáticas y no te dijo nada o cuando se fue a bailar y volvió a las nueve de la mañana. Se la pasaban gritando ¿pero alguien te dijo algo?".
Cada uno había originado sus propios ruidos molestos pero había que deshacerse del animal cueste lo que cueste.
Indignadas, las tres nos propusimos terminar con tamaña injusticia, Dorita ya había amedrentado a varias vecinas pero aún quedaba mucho trabajo por hacer…

5 comentarios:

Tomás dijo...

Me gustó la mezcla de la crónica de lo mínimo con la intriga de pasillo.

Arijull dijo...

Che, conta q onda como sigue todo!!
Q me dió intriga!!!

María Virginia Gallo dijo...

En la próxima entrega cuento como sigue todo, calculo que será el próximo viernes o el sábado.

Saludos, Virginia

amema_lagiba dijo...

La intriga... siempre me atrapa cuando hay gato de por medio...
Estás máxima!!

Paco dijo...

Estas son las cruzadas por las que vale la pena luchar.

Saludos, vir